• Eva Rolduà

Acabemos con el presencialismo laboral. La crisis del Coronavirus: una oportunidad

La tecnología -la gran aliada de este cambio-. En ICC Telecom está implementado desde hace ya años


La reducción de costes por parte de la empresa, el ahorro en desplazamientos y el aumento de los beneficios personales del trabajador, entre los puntos fuertes


Quizá nunca una epidemia como la que se está desatando en el mundo con la crisis del #COVID2019 #Coronavirus había llegado a plantear tan seriamente la necesidad de cambio del paradigma del trabajo de oficina. Si bien es cierto que hay sectores en los que no es aplicable, sí que existen un número elevado de profesiones y profesionales que pueden cambiar su modelo de trabajo; y, por ende, las empresas deberán adaptarse a estos nuevos retos. No pocas ya lo están implementado estos días (Bankia, BBVA, el Corte Inglés, Vodafone…) con el ánimo de frenar la expansión del virus. Ciudades como Madrid están ya en cierre técnico de escuelas,con lo que ello implica.


Si la tecnología lo permite (que es evidente que si) ¿por qué no lanzarse a teletrabajar?

En ICC Telecom ya hace tiempo que tenemos resuelto ese inconveniente. Todos los trabajadores tienen acceso remoto al servidor central de la empresa vía VPN; la centralita IP está conectada a un servicio de secretarias virtualizado que atienden las llamadas entrantes y las derivan a la extensión deseada. De esa manera la llamada nunca se pierde aunque no haya nadie trabajando físicamente en la sede; por lo tanto la movilidad geográfica puede ser total.


Pero además, en caso de necesitar una multiconferencia o la transmisión de un evento en vivo o una contribución disponemos de soluciones de videollamadas bidireccionales permitirán conectarte en cualquier momento, desde cualquier lugar.



Hoy en día la tecnología no es un impedimento para ello, sería más bien una barrera mental por parte del equipo directivo la que postpone lo que va a ser una revolución en muy poco tiempo. Así que, aunque el teletrabajo se está implantando tímidamente en muchas empresas (sólo un 4,3% de los ocupados trabaja habitualmente desde casa en España, muy por debajo de la media europea, que es del 15%) con el #COVID2019 llamando a la puerta no son pocas la empresas que están impulsando esa medida.


Al igual que la semana laboral de 4 días con 36 horas semanales con el mismo sueldo está resultando una revolución puesto que se reduce el absentismo, se genera una sensación psicológica beneficiosa, una motivación intrínseca para el trabajador que redunda en un aumento de la productividad y, por supuesto, se genera menos contaminación por cuanto hay menos movilidad.

Rojo púrpura del gradiente