• Eva Rolduà

¿Cómo conseguir impartir clases en streaming con una solución fiable, sencilla y en alta calidad?

Recomendamos el encoder de Matrox ‘Monarch HDX’ por su versatilidad y por las múltiples funciones adaptadas al ámbito académico


La pandemia por la que estamos pasando ha puesto en jaque a muchos sectores; uno de tantos, ha sido el de la educación. En las casas donde hay niños o adolescentes hemos vivido de primera mano cómo se han (mal) solucionado las conexiones entre profesor y estudiantes y, por lo tanto, se ha visto interrumpido o rebajado el nivel educativo. Toca reinventarse.



Así que, puesto que en el ámbito académico hay mucho recorrido por hacer y tanto las escuelas, institutos o universidades han visto alterado su funcionamiento, en este post queremos analizar una excelente solución para subirse al carro de las nuevas tecnologías en las aulas sin morir en el intento. Pensando en que los profesores son eso, profesores, y no tienen porqué saber configurar técnicamente encoders; ni tampoco entender de conexiones a la hora de impartir su clase. La propuesta que hoy examinamos deja encima de la mesa un sistema en el que el profesor sólo tiene que preocuparse de encender un botón y dar la clase. El resto de opciones pueden configurarse y controlar remotamente. Pero vayamos paso a paso a analizar este sistema de videoconferencia.


La apuesta sobre la que trabajamos es el dispositivo que la marca #Matrox ha desarrollado con el encoder #Monarch HDX; que supera en prestaciones al primer modelo HD que salió al mercado. Este sencillo dispositivo tiene como objetivo simplificar el uso del streaming centrándose en una o dos funciones. Estamos, por lo tanto ante un encoder adecuado para usuarios no especializados.


En cuanto a prestaciones el Monarch cuenta con conexión HDMI; entrada de audio analógica y con salidas RTMP y RTSP para #streaming; permite hacer una grabación local con tan sólo enchufar una tarjeta SD, conectando un pendrive o un disco duro externo y puede enlazarse a cualquier tipo de servidor. Así, la grabación de la clase se puede hacer en local o mapear a una unidad de red y grabar sobre ese servidor. La ventaja de ésta segunda opción, claro está, es la mayor seguridad de la instalación y que se puede comandar remotamente el dispositivo.



La versatilidad de la solución permite hacer una conexión punto a punto o punto-multipunto (desde 3 a 10 usuarios directos). Esta opción es muy interesante si se quiere disponer de una transmisión privada conectando distintas salas. Por ejemplo, si por un tema de aforo debemos dividir la audiencia en diferentes salas donde se mantenga una distancia de seguridad conectamos el Monarch y dirigimos esa señal de altísima calidad a las diferentes salas que pueden ser locales o remotas donde se disfrutará de la clase en tiempo real.


Además, nos permite disponer de dos señales; una en MP4 lista para emitir por la red y otra, en .MOV, editable y en alta calidad.


Puntos a favor del Monarch HDX son:

  1. Conexión SDI apta para señales broadcast con perfecta sincronización de cuadro.

  2. Posibilidad de añadir subtítulos

  3. Permite insertar otra señal para insertar en pantalla una cámara, un powerpoint o presentación…

  4. Dispone de dos encoders independientes: pudiendo mandar la señal live a la plataforma que deseemos (canal YouTube; Facebook; wowza; vimeo…) además de poder redirigir las grabaciones hacia un servidor interno para su visionado posterior.

  5. El sistema es plenamente integrable con las soluciones de e-learning más usadas del mundo como Moodle.

Rojo púrpura del gradiente